Solo queda esperar que el señor reparta salud…