Sigue la tradición, abuelo y nieto de la mano