Relevando a los acolitos para el merecido descanso