Dejar que se acerquen los niños